Viticultura y Vinificación

Nuestro proceso

Quentin Javoy trabaja en la viña con Alberto Vega (presente desde los inicios de Coteaux de Trumao en 2000) y Lizardo Lorca (desde 2017). Junto a ellos, debemos recalcar la labor de nuestros voluntarios que nos han ayudado desde 2008. Todos los años recibimos jóvenes del mundo entero (wooofers), quienes a cambio del aprendizaje de la cultura de la viña en biodinamía reciben alojamiento y comida.

Cada temporada, ya sea para podar, rastrear, levantar o cortar, siempre apoyamos nuestras vides adaptándonos diariamente a los ciclos y las etapas vegetativas.

Desde la plantación de las primeras vides hasta hoy en día, siempre hemos trabajado sin fertilizantes químicos, productos sintéticos o herbicidas. Preferimos hacer compost y arar la superficie en nuestras vides para mantener vivos los suelos. Asimismo, para la protección del viñedo, utilizamos tratamientos manuales como el deshojado o tratamientos no agresivos, preservando así las levaduras indígenas que viven en el racimo y los organismos en el suelo.

Una vez que han alcanzado la madurez, las uvas se cosechan a mano. Los racimos se clasifican cuidadosamente, porque una cosecha limpia y una madurez adecuada son esenciales en nuestra búsqueda cualitativa y de sabor durante la vinificación.

En la bodega, los racimos de Pinot noir son cuidadosamente despalillados a mano grano por grano. El despalillado consiste en separar los granos de uva de los escobajos.

Las uvas van directamente en antiguas fudres de roble francés y de raulí en la cual realizamos una maceración tracional. Tratamos de intervenir lo menos posible en las etapas de vinificación con la única intervención de movimientos físicos de las uvas y jugos. Por otro lado, verificamos las temperaturas y densidades varias veces al día para comprender el comportamiento de cada fudre.

Vinificamos usando solamente levaduras indígenas (levaduras naturales originarias de su tierra). En esta etapa que puede durar entre 10 a 20 días según la parcela, nuestras cubas están constantemente vigiladas. ¡Controlamos, olemos y saboreamos cada fudre!.

Una vez el vino prensado en antiguas jaulas de madera (una mecánica y una manual, dependiendo la parcela), envejece en viejas barricas de roble francés durante por lo menos 12 meses con el fin de terminar su fermentación y la clarificación natural del vino.

Luego, el vino de las diferentes barricas irán en una gran cuba inoxidable durante un mes para su embotellado. Nunca filtramos nuestros vinos pero algunos vinos serán ligeramente sulfitados, especialmente si están destinados a los mercados internacionales. El vino descansará 12 meses en botellas antes de estar disponible para venta a través de la tienda de nuestra web.